Una década prodigiosa. El futuro estaba aquí

En el otoño del 2011, cristalizó un sueño largamente acariciado. En realidad, fueron dos. Dos sueños materializados.

Porque coincidiendo con la inauguración de la primera edición de Futuro en Español, la banda terrorista ETA anunció su disolución. Era el 19 de octubre del 2011 y la noticia monopolizó en buena lógica la portada de Diario LA RIOJA, así como del resto de la prensa española. Páginas adentro de aquel ejemplar para la historia descollaba otra noticia de capital importancia: la materialización de ese sueño que, impulsado desde las entrañas de esta casa, cumplirá la semana que viene su décima edición. Futuro en Español, como toda criatura recién nacida, balbuceaba entonces. Buscaba un discurso que fue encontrando con el paso del tiempo pero que ya entonces alumbraba sus primeros pasos: fusionar la vigencia del idioma nacido hace siglos en San Millán con las ventajas que se intuían en la revolución inicial en curso, entonces igual de balbuceante. Aquellos primeros pasos equivalían a un tímido gateo. Futuro en Español tanteaba su entorno, procurándose una identidad que acabó por fortalecer aquel sueño, cristalizado en una larga serie de conquistas. Su arraigo entre todas las destacadas iniciativas que procuran un objetivo común (subrayar la potencia del idioma alumbrado en La Rioja en medio de la creciente globalización) no es el único mérito: contribuir a mejorar la conversación entre las dos orillas del español y convocar a su alrededor a centenares de personalidades de la ciencia, la cultura, el periodismo, la investigación y la política que hablan el mismo idioma es uno de esos intangibles de extraordinario valor que justifican la pertinencia de aquellas primeras jornadas organizadas en La Rioja hace nueve años. Sus promotores no lo sabían pero el futuro ya estaba aquí.

En sus diez ediciones, el proyecto ha tenido el apoyo del Gobierno de La Rioja y del Ayuntamiento  de Logroño

La alianza con CAF supuso el aterrizaje en América y la mayoría de edad del proyecto

De La Rioja, Futuro en Español saltó al resto de España y América

Por aquel entonces, poner en pie un proyecto de semejantes características tenía algo de homérico. Internet carecía aún de la relevancia ubicua que ya tiene en nuestras vidas (crece su uso a un ritmo de un millón de españoles por año: de los 22,2 millones del 2011 a los más de 32 de la actualidad, como recogen los estudios del INE), el comercio digital era casi una utopía (ahora no deja de crecer: la pandemia ha representado un empujón colosal, con incrementos del 25,7% según de nuevo el INE) y otro tanto puede decirse de los fenómenos asociados a la revolución digital: el número de usuarios de youtube ha crecido por ejemplo por encima del 50% durante este año, el triste año de la pandemia.

Cifras mareantes que mapean una realidad que Bill Gates, gurú y pionero de la transformación digital, dibujó cuando este fenómeno cruzaba su adolescencia: la revolución tecnológica (cuyos bordes tal vez ni siquiera rozamos hoy) representa un hito histórico sólo equiparable a la Revolución Industrial. Con la particularidad de que ésta se desarrolló a través de varias generaciones mientras la actual ocurre en apenas un parpadeo: las conquistas del ayer pueden quedar arrinconadas mañana. De ahí la importancia del discurso que Futuro en Español ha sabido enhebrar a lo largo de esta década prodigiosa: frente a las incertidumbres del porvenir, la certeza que garantiza la vigencia del idioma, cuya buena salud convive con la sensación de que tiene pendiente de explorar gran parte de sus posibilidades.

Por ejemplo, el diálogo entre sus dos orillas. De la mano de las dos principales instituciones de la región (Gobierno de La Rioja y Ayuntamiento de Logroño, patrocinadores desde primera hora), Futuro en Español ha sabido ganarse el apoyo de otras entidades con ese objetivo de mejorar la conversación panespañola. El respaldo de CAF (Banco de Desarrollo para América Latina) supuso para esta iniciativa su mayoría de edad, coincidiendo con el salto fuera de La Rioja: hacia España (Valencia, Madrid, Granada, Málaga, Valladolid, Cantabria, Asturias) y hacia América (Colombia, Chile, México), unas exitosas experiencias que aseguran la continuidad del proyecto en su doble vertiente. La defensa del idioma y una reflexión de fondo sobre su encaje en el ámbito tecnológico, cuyas potencialidades ayudan a convertir aquel bebé nacido en el 2011 en un adulto vigoroso y sano. Que sigue creyendo que aquel sueño es posible: que el español tiene futuro y que ese futuro es luminoso.

La inteligencia artificial, estrella invitada en la edición 2020

Casualidad: en el otoño del 2011, cuando Futuro en Español vio la luz, las salas de cine de La Rioja ofrecían la película ‘Contagio’. Sinopsis: «De repente, sin saber su origen, un virus mortal empieza a propagarse por todo el mundo». Aquella cinta fue profética: describió estos infaustos días durante los cuales Futuro en Español se propone desafiar a las adversidades y organizar una atractiva jornada doble de debates. La primera, el miércoles, con Arturo Pérez Reverte como estrella invitada; la segunda, con protagonismo para la inteligencia artificial.