José Antonio García Belaunde: «Esta crisis es una oportunidad para recuperar la cooperación internacional de forma innovadora»

El representante en Europa de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina considera que «Murcia tiene mucho que enseñarnos sobre infraestructuras sostenibles»

El representante para Europa de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina es consciente de los grandes desafíos que presenta la planificación hidrológica, el cambio climático y la necesaria transición hacia un modelo económico sostenible. Retos globales con una gran trascendencia en las zonas y regiones más afectadas, de ahí la necesidad de adelantarse a las predicciones y actuar en consonancia. José Antonio García Belaunde será el encargado de dar la bienvenida en la segunda jornada del Foro Futuro en Español en Murcia con el objetivo de que los agentes implicados tomen buena nota del análisis aportado en seguridad hídrica y cambio climático.

-¿Qué análisis hace de la aportación de un evento como Futuro en Español?

–Futuro en Español, programa emblema de nuestra alianza estratégica con Vocento desde 2012, se ha convertido sin duda en una plataforma de referencia para promover las relaciones entre América Latina y España en sectores fundamentales para el desarrollo de la región, y en los que España tiene una importante experiencia, como es el caso de infraestructura, agroindustria, innovación, emprendimiento, gestión de recursos hídricos, entre otros.

Consideramos que es un proyecto muy beneficioso, que contribuye a fomentar la colaboración público-privada y el intercambio de conocimientos y buenas prácticas entre ambas regiones, además de impulsar la discusión y el análisis de las oportunidades de interés birregional.

–¿Qué espera de la edición que se celebra en Murcia?

–Es evidente que la atención mundial actualmente está puesta en gestionar y vencer la Covid-19, pero no podemos olvidar los grandes retos de nuestra generación, como son el cambio climático y la creciente competencia por los recursos naturales.

En esta cuarta edición en Murcia queremos seguir trabajando por una agenda común en materia de agua, saneamiento y gestión del recurso hídrico para poder avanzar de manera coordinada hacia la transición ecológica.

Para atender estos retos debemos reducir la brecha de infraestructuras existente, incrementar los niveles de inversión y financiación, mejorar la planificación, viabilidad y mantenimiento de los proyectos, además de fortalecer los mecanismos de gobernanza y gestión de servicios, y trabajar en la concienciación de la población sobre el uso responsable de los recursos escasos. En este sentido, la búsqueda y el apoyo de soluciones innovadoras a estas problemáticas es para CAF un elemento estratégico, no solo por el impacto directo que tiene sobre el desarrollo, sino por su estrecha relación con la salud, la producción de alimentos, el acceso a una vivienda digna, la seguridad energética, entre otros.

Murcia, reconocida internacionalmente en materia de administración del recurso hídrico y en cuanto a aplicaciones de soluciones innovadoras para su gestión y control, tiene mucho que enseñarnos sobre infraestructuras sostenibles.

«Europa ha contribuido de forma importante al desarrollo social y económico de Latinoamérica»«En CAF ponemos en valor las múltiples complementariedades que existen a ambos lados del Atlántico»

–¿Qué papel juega CAF a la hora de establecer sinergias entre Europa y América Latina?

–Europa y Latinoamérica mantienen una relación única y particular. La historia, los flujos migratorios y los diversos intercambios de todo tipo entre ambas regiones se observan con fuerza entre familias, empresas e instituciones.

Europa ha contribuido de forma importante al desarrollo económico y social de Latinoamérica y tiene la voluntad de seguir acompañando a la región en su proceso de desarrollo. La Unión Europea es el principal cooperante y uno los principales inversores de América Latina.

Los países europeos tienen una gran experiencia y conocimiento en temas de desarrollo y cuentan con un tejido empresarial relevante en sectores primordiales para la región como infraestructura, energía, agua, saneamiento y tecnología. En este aspecto, el rol de CAF es crucial. Impulsamos el intercambio de conocimientos y buenas prácticas; promovemos y acercamos las oportunidades de negocio existentes; y movilizamos recursos desde Europa hacia Latinoamérica. Nuestra función es servir de plataforma de conexión entre los sectores institucional y empresarial de ambas regiones, para poner en valor las múltiples complementariedades que existen a ambos lados del Atlántico.

–¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta un mundo globalizado como el actual y cómo pueden hacer frente Europa y América Latina a la reconstrucción post-pandemia?

–Una de las grandes lecciones que nos deja la Covid-19 es que para resolver los grandes retos de desarrollo de nuestros tiempos se necesita de cooperación, multilateralismo e integración.

La pandemia ha hecho aún más evidentes las grandes desigualdades que presentan nuestras sociedades, y estas podrían exacerbarse en la era post-pandemia si los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil no trabajan de la mano y llegan a acuerdos y consensos que respondan a una agenda común.

En este escenario internacional lleno de incertidumbres, la cooperación iberoamericana es más necesaria que nunca y está llamada a desempeñar un papel clave en el proceso de reconstrucción económica y social del espacio iberoamericano y a impulsar una coordinación efectiva en la cooperación internacional. Para ello, la nueva agenda de trabajo debe centrarse en aquellos elementos prioritarios para la reconstrucción post-pandemia en los que existe un claro consenso como es el desarrollo de infraestructuras y la modernización digital.

Esta crisis representa una oportunidad sin precedentes para recuperar la cooperación internacional de forma innovadora y aunar esfuerzos en esta materia. CAF, con sus más de 50 años de experiencia apoyando el desarrollo de las infraestructuras y sirviendo como instrumento de movilización de recursos hacia la región, está invitando a distintas economías desarrolladas de Asia, Europa y Norteamérica a ingresar al capital de la institución y está avanzando en la estructuración de un Fondo para el Financiamiento de Proyectos de Infraestructura, para canalizar los apoyos internacionales y así financiar el desarrollo de sectores claves para la recuperación económica post-pandemia de América Latina.

La idea es que este Fondo emita deuda, garantizada por los países desarrollados, en los mercados internacionales de capital y que esos recursos se inviertan en los países accionistas a través de préstamos que apoyen su recuperación económica. Nuestra expectativa es que el Fondo logre captar recursos por un monto aproximado de USD 30.000 millones.

En el contexto de la búsqueda del crecimiento y recuperación económica que todos los países buscarán tras superar esta pandemia, la inversión en infraestructura va a constituir un elemento central. Creemos que este Fondo permitirá entregar nuevos recursos a los países de la región para establecer programas focalizados que permitan reducir la brecha de infraestructura y promuevan el desarrollo.