Ignacio Díaz Rodríguez-Valdés: «Un medio ambiente adecuado exige un buen sistema de depuración»

El director gerente de Esamur dice que «la Región comparte con otros países los innovadores tratamientos que utiliza en la depuración de aguas residuales»

La Región de Murcia es un referente nacional e internacional en materia de depuración y reutilización de aguas depuradas. La especialización y encomiable labor que se realiza en las plantas de tratamiento ha permitido que los rendimientos obtenidos en depuración de aguas residuales alcancen el 100%. El Gobierno regional ha abierto vías de colaboración con otras entidades, incluso de otros países.

–Futuro en Español analizará la gestión del agua poniendo el acento en la era post-Covid ¿Cómo está gestionando Esamur su actividad en una situación como la actual?

–Desde el inicio de esta situación, el Gobierno regional implementó estrictas medidas sanitarias para garantizar la seguridad en el tratamiento y depuración de las aguas residuales, así como en el desempeño de la actividad habitual de todo el personal para evitar posibles contagios, que ha continuado trabajando las 24 horas al día, para asegurar el óptimo funcionamiento de las depuradoras de la Región.

Lo que sí ha puesto de manifiesto esta situación es el importante papel que tienen las aguas residuales como fuente de información. Esamur ha sido pionera en la detección de material genético del virus SARS-CoV-2 en las aguas residuales, consiguiendo una información que tiene mucho valor para los epidemiólogos, y que se transmite rápida y regularmente a los servicios sanitarios, para que les sirva en la toma de decisiones en la lucha contra la pandemia.

–¿De qué forma gestiona Esamur la Ley de Saneamiento y qué aporta en este sentido como entidad?

–Esamur fue creada por la Ley de Saneamiento 3/2000 y su principal misión es la gestión y financiación de las operaciones de mantenimiento y explotación de las depuradoras de la Región de Murcia, así como la recaudación del canon de saneamiento. Esta especialización, y el excelente trabajo que se lleva a cabo en las plantas de tratamiento, ha hecho que los rendimientos conseguidos en depuración sean muy elevados y ha situado a nuestra Región como un referente a nivel nacional e internacional en materia de depuración y en reutilización de aguas depuradas.

«El mayor reto es mantener las altas eficiencias en nuestras depuradoras con el menor coste posible para los ciudadanos»

–¿Se producen sinergias entre las diferentes entidades de saneamiento y depuración de aguas residuales a la hora de compartir conocimientos?¿Existen vías de colaboración con América Latina?

–Cada comunidad autónoma ha apostado por diferentes tipos de gestión del saneamiento en su región, por lo que las actividades y las funciones pueden diferir mucho. De hecho, hay comunidades autónomas que no cuentan con entidades similares a Esamur. No obstante, a nivel técnico sí que hay comunicación fluida y se comparten conocimientos, bien directamente o por medio de asociaciones como AEAS o con jornadas y congresos en los que Esamur siempre tiene un papel muy activo. Igualmente, con países de América Latina hay también una excelente comunicación, recibiendo delegaciones de otros países, cuando no existían las restricciones actuales y, ahora, mediante teleconferencias, ‘webinar’, etc. Las colaboraciones más recientes han sido con Chile, Argentina y Bolivia, por ejemplo, siendo los motivos el relatar la experiencia de la Región de Murcia en materia de reutilización, o el diseño del sistema para la medición del SARS-CoV-2 en las aguas residuales.

–¿Cuánto se ha avanzado en el terreno del saneamiento y depuración de aguas residuales?

–La Región de Murcia ha invertido más de 710 millones de euros desde que Esamur se constituyera en 2002; y más de 41 millones en lo que llevamos de año. Esto nos ha permitido ser la región europea que mayor porcentaje de agua reutiliza, llegando a depurar con tratamientos innovadores y muy avanzados el 100% de las aguas residuales que llegan a las 98 depuradoras de la Región.

En todo este tiempo, la Región ha conseguido unos estándares muy altos de funcionamiento en la depuración y Esamur, en concreto, ha sido muy activa en la mejora de los sistemas y ha implementado programas de investigación muy ambiciosos, que nos permiten esa mejora continua. La participación del Gobierno regional en proyectos europeos de investigación también ha sido muy importante, e incluso la participación en el desarrollo de nuevas legislaciones en materia de saneamiento y depuración, a nivel nacional y europeo, ha sido muy activa.

–¿Qué retos están presentes?

–El reto principal continúa siendo el de mantener las altas eficiencias en nuestras depuradoras con el menor coste posible para los ciudadanos. Además, vamos a seguir trabajando rigurosamente para incrementar aún más la fiabilidad de las instalaciones, aunque van apareciendo nuevas necesidades esperables, como la renovación de nuestras instalaciones de depuración.

Pero sin duda, los retos mayores y específicos que se nos presentan son el desarrollo de actuaciones que contribuyan a mejorar la calidad de las aguas del Mar Menor, reforzando el ya excelente parque de instalaciones que tenemos en la zona. Otro importante es el de adaptarnos a la nueva normativa europea de reutilización de aguas depuradas, que se ha aprobado este mismo año y que, dado a las grandes exigencias que conlleva, nos va a obligar a adaptar nuestras instalaciones a las mismas, trabajo que ya hemos empezado a desarrollar en los últimos años. Además, trabajamos en la reducción de la huella de carbono en nuestras depuradoras, potenciando el uso de energías alternativas.

–¿Es consciente la sociedad de lo necesaria de su labor?

–La sociedad exige un medio ambiente adecuado y para ello hace falta un buen sistema de depuración y gestionarlo adecuadamente, y nuestro trabajo es conseguirlo. Realmente no se es consciente, muchas veces, del esfuerzo que ello conlleva, ya que es una ardua tarea que no tiene horas.

Nuestras depuradoras tienen que estar funcionando adecuadamente las 24 horas de los 365 días del año y no puede haber ningún fallo. Por eso es importante darlo a conocer, mediante visitas, jornadas… para que sean conscientes, cuando vean en el recibo del agua el canon de saneamiento, que es necesario hacer ese esfuerzo económico y a qué se destina. Todo ello, para que sean conscientes de cómo llega el agua a las depuradoras, y cómo sale, con una calidad excelente, de lo que siempre quedan impresionados. Y eso nos permite mantener un ambiente acuático en muy buenas condiciones, incluso en regiones como la nuestra con tan escasos recursos de agua. Esto posibilita poner a disposición de la agricultura de la Región muchos millones de metros cúbicos de agua con las máximas garantías, lo que contribuye a mantener uno de los pilares económicos de la Región.

–¿Existe suficiente compromiso por parte de la ciudadanía?

–Aunque en general es adecuado, aún siguen generándose algunas incidencias que deberían ir desapareciendo. Problemas como el de las famosas toallitas, que ocasionan grandes atascos en las redes de alcantarillado y en las entradas de las depuradoras, o vertidos industriales ilegales y fuera de norma, en algunas zonas, deben eliminarse.