«Hay que potenciar el español en la comunicación científica»

José María Vázquez. Rector de la UNIR. «El español tiene una gran oportunidad en el horizonte tecnológico»

Logroño. Durante una década, la UNIR ha tendido puentes digitales (y también físicos) entre La Rioja y América Latina. Unos lazos trenzados en torno al idioma compartido que le ha llevado a convertirse en la universidad online por excelencia del país. «La lengua española no sólo es un patrimonio cultural de primer orden sino también un activo económico, de desarrollo, investigación e innovación», defiende su rector, José María Vázquez.

– ¿Que le lleva a UNIR a estrechar lazos con Futuro en Español?

– La tierra en la que se escribieron los textos más antiguos del castellano está llamada a liderar el futuro tecnológico del español y en español. La Rioja podría convertirse en el referente mundial de la industria del español. Porque la lengua no sólo es un patrimonio cultural de primer orden sino un activo económico, de desarrollo, investigación e innovación, que tiene mucho que decir en el terreno de las nuevas tecnologías. El reto consiste en articular planes que consoliden la posición del español en el mapa mundial de los intercambios económicos y sociales. La UNIR es un ejemplo de iniciativa surgida en La Rioja, que aúna lo cultural y lo tecnológico, y que se ha convertido en un referente internacional de la educación en línea. Nada más lógico que una universidad que está en la vanguardia de los futuros de la educación superior apoye una iniciativa como esta.

– Como el idioma, UNIR también ha tendido puentes de desarrollo entre Europa y América y allí juega un papel importante como motor cultural y formativo.

– La lengua común es, en efecto, el gran puente que une España con América Latina. Nueve de cada diez hablantes de español están en América, lo que se traduce no solo en riqueza cultural sino también en prosperidad económica y desarrollo social, multiplicando por siete los flujos financieros y de inversión de los países que comparten el mismo idioma. El español es el activo económico más importante de esos países. La comunidad hispanohablante es uno de los motores de la economía global. UNIR, en poco más de diez años, tiene importante presencia en varios países del continente; y han pasado por nuestras aulas virtuales decenas de miles de estudiantes iberoamericanos.

– ¿Qué ha aportado UNIR a América Latina?

– Le ha cambiado la vida a muchas personas al facilitarles el acceso a la educación superior reduciendo las desigualdades sociales, promoviendo la capacitación profesional y la empleabilidad. En este sentido, las universidades en línea son una palanca de desarrollo económico y social. Al 68% de estudiantes procedentes de América Latina, los estudios recibidos en UNIR les permitió mejorar sus condiciones laborales, aumentar su nivel de ingresos, o conseguir un ascenso. Adaptamos el modelo educativo a la realidad de cada país y las titulaciones respondan a las necesidades de la sociedad contribuyendo también a la creación de un Espacio Iberoamericano de Educación Superior.

– ¿Qué papel juega el español en UNIR?

– En UNIR tenemos un Máster en Español como Lengua Extranjera que capacita a los alumnos para enseñar español a extranjeros o en el extranjero. Y hay una creciente demanda de español. Detectamos gran interés por dominar nuestra lengua en EE.UU., Reino Unido, Alemania, Francia, e incluso en China. En este último país, el español es la segunda lengua en el Bachillerato, al mismo nivel que el inglés. Respecto a la investigación, tenemos un grupo denominado Humanidades Digitales Aplicadas en el que se desarrollan proyectos vinculados con el español, su literatura y su cultura. Por citar algún ejemplo, el proyecto Hisprotel, estudia la programación de televisión en España; y el proyecto BETTE, Biblioteca Electrónica Textual del Teatro en Español (1868-1936), tiene como objetivo la edición digital de un grupo de textos literarios de la Edad Moderna. Este mismo grupo aplica la teoría de redes sociales al estudio del teatro en español del Siglo de Oro y la Edad de Plata.

– ¿Cuál es el futuro del español?

– Muy prometedor. Es la segunda lengua con más hablantes nativos, 483 millones, por detrás del chino mandarín y por delante del inglés; la tercera más hablada; su comunidad de hablantes representa un poder de compra del 10% del PIB mundial; y es la tercera lengua más utilizada en Internet. Y de aquí a mediados de siglo va a crecer para situarse en 756 millones de hablantes, según proyecciones del Instituto Cervantes. Entre otras razones se debe al empuje demográfico de América Latina. Le daré un dato: en esa región casi se va a duplicar la tasa de estudiantes universitarios (de los actuales 4.572 por cada 100.000 habitantes a 8.674 en 2040), según la UNESCO.

– Y una universidad, ¿es buen compañero de viaje para potenciar su desarrollo?

– Es el mejor compañero, no sólo porque es un foco de cultura y de investigación, sino también de desarrollo económico. Y todo ello beneficia y posiciona al español. Como decía el escritor y académico Antonio Muñoz Molina, «el enemigo del español no es el inglés sino la pobreza». La mejor forma de luchar contra la pobreza es invertir en educación. Y la universidad en línea llega a donde no llega la universidad tradicional, rompiendo barreras físicas, temporales e incluso sociales.

Tecnologías: «Lograr que la inteligencia artificial hable en español es irrenunciable»
Idioma: «El español es un activo económico, de desarrollo, innovación e investigación»

– Quizá el gran reto de futuro sea reforzar la presencia del español como lengua científica.

– Es verdad que el inglés se ha convertido en la lengua franca de la ciencia y español es secundario en el ámbito de la producción científica. Pero la lengua española ha de reforzar su posición en el ámbito internacional de la comunicación científica. Es una tarea que compete a los científicos con más prestigio que publican artículos que suscitan gran interés en la comunidad científica, la cual se esforzará por entender lo que publican también en español. Y no se puede desdeñar el valor del español en Ciencias Sociales y Humanidades, donde ocupa posiciones aceptables en la investigación, en buena medida, porque la comunidad hispanista ya está internacionalizada en su origen y usa esta lengua de forma habitual para comunicarse.

– Futuro en Español presta este año especial relevancia a cuestiones tecnológicas como la inteligencia artificial en español, la digitalización de contenidos, la educación digital y la economía de los datos, materias que no son desconocidas para UNIR. ¿Qué papel debe jugar el idioma en esos campos de juego?

– El español tiene una gran oportunidad en ese horizonte tecnológico, donde actualmente es hegemónico el inglés. Lograr que la inteligencia artificial hable en español es un objetivo irrenunciable. La propia fortaleza de nuestro idioma es la mejor herramienta de que disponemos para impulsar ese español sintético como lenguaje protagonista del universo digital. La UNIR lleva tiempo jugando un papel de vanguardia en digitalización de contenidos académicos, Big Data, o en la aplicación de la inteligencia artificial. Por poner un ejemplo, una de las revistas editadas por UNIR, IJIMAI, se ha convertido en la primera publicación en español sobre inteligencia artificial, todo un referente internacional.