El emprendimiento necesita un cambio en las universidades para hacerlas más abiertas

Docentes de España y América Latina coinciden en demandar una formación continua y menos rigidez en los sistemas de acreditación

Agustín Peláez

No existe una definición aceptada unánimemente sobre lo que debe ser una universidad emprendedora, un concepto muy utilizado en los últimos años. Sin embargo, si sabe qué características debe tener y que no deben parecerse al modelo más encasillado de la mayoría de la universidades actuales de América Latina y España. Por este motivo, docentes de ambos lados del océano Atlántico han coincidido hoy en Málaga durante el IV Foro Futuro en Español en demandar un cambio para hacerlas más abiertas y flexibles con el fin de trabajar en ecosistemas y favorecer el emprendimiento, advirtiendo que ello no es trabajo de día y que exige tiempo.

El Foro Futuro en Español es una iniciativa de Vocento (grupo al que pertenece SUR) y CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, que ha reunido a un plantel de 14 personalidades y expertos para reflexionar sobre ‘Universidad y sociedad Emprendedora‘ y ‘Ecosistemas innovadores, internacionalización y financiación para la innovación‘. Y todo ello con el fin de favorecer la colaboración entre España y América Latina compartiendo experiencias y puntos de vista.

Uno de los expertos que ha defendido la necesidad de abrir las universidades ha sido el vicerrector de Innovación y Emprendimiento de la UMA y director del máster de Liderazgo, Innovación y Emprendimiento, Rafael Ventura, para quien «la universidad emprendedora exige un cambio cultural importante». Para Ventura, la UMA es un espacio de oportunidades para el ecosistema del entorno que ha aprobado su plan estratégico de innovación y emprendimiento que interpreta el campus como una incubadora natural. «Es ahí donde nos queremos situar para ir a buscar en el campus el talento y a invertir. Estamos desarrollando nuestra estrategia, que tiene que ver más con una estrategia de acción de guerrilla para transformar la universidad mediante proyectos emblemáticos», ha dicho.

La directora de Investigación The Global Institute on Innovación Districts, Victoria Galán-Muros, que ha sido analista de políticas públicas en la OCDE, ha considerado que la universidad debe tener una estructura abierta con al sociedad, menos lenta en adaptase a los cambios, con una gobernanza que incluya en su consejo asesor a personas de fuera, con una cultura de liderazgo, que codiseñe los curriculums con los actores externos, que no se limiten a otorgar títulos a los estudiantes para no volver más, sino para que estén constantemente volviendo a la universidad. Galán-Muros ha abogado asimismo por una menor rigidez en los sistemas de acreditación. Respecto a los modelos de América Latina ha declarado que se miran demasiado en los Estados Unidos, cuando existen notables diferencias entre las mismas, aunque reconoció que los estudiantes y profesores de las universidades latinoamericanas tienen una «creatividad tremenda».

El Foro ha servido para conocer la experiencia del fundador del Máster de Innovación de la Universidad Adolfo Ibáñez y profesor del máster de innovación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Guillermo Beuchat, que ha dicho que se remonta a 2007, «la prehistoria, pro que hoy es la biblia de todo emprendedor». Dicho máster fue utilizado por los estudiantes para emprender, para trabajar en corporativo y por último como consultores.

Beuchat ha distinguido entre el empredimiento de subsistencia que existe en mucho países de Iberoamérica, el emprendedor de alto impacto, que si requiere de habilidades diferentes.

Sobre el debate de ‘Ecosistermas innovadores, internacionalización y financiación para la innovación’, la concejala de Innovación y Digitalización Urbana del Ayuntamiento de Málaga, Susana Carillo, ha manifestado que la tecnología va siempre por delante de la regulación, lo que frena su aplicación y el desarrollo de determinados proyectos. Asimismo ha demandado apostar por la formación en las nuevas áreas de innovación, porque ninguna empresa o administración adaptarse a las nuevas tecnologías sino forma a su personal.

Enrique Castellón, presidente de CRB Inverbio, ha manifestado que en muchos países se va con mucho retraso en crear sistemas de innovación. Destacó el caso de Málaga y dijo que la clave de un sistema innovador es que sea sostenible, poniendo de ejemplo el caso de Israel.

El gerente de Desarrollo de Negocios Estratégicos en Bancolombia, Juan Pablo Fernández, ha indicado que es importante apoyar el emprendimiento que aporte algo a la sociedad y explicó que su entidad acompaña a la ‘startups’ para ayudarlas a que salga adelante y triunfen.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha agradecido que el Foro Futuro en Español se celebre en Málaga porque acrecenta la imagen de la ciudad y la proyecta al exterior.

El Foro ha sido clausurado por el director de Futuro en Español, Javier Galiana, que ha apuntado que este proyecto nació en 2011 para recordar que una comunidad lingüística de más de 570 millones de hablantes en 21 países ofrece oportunidades a los sectores tradicionalmente relacionados con el idioma y a los más dinámicos de las economías de la zona.

Galiana ha anunciado que en 2020 habrá una renovación de Futuro en Español, un foro de referencia en la reivindicación de América Latina. «El año que viene crecerá y será 2.0, más ambicioso y con nuevos retos», ha avanzado.

Banco de Desarrollo

El director para Europa del Banco de Desarrollo para América Latina-CAF, José Antonio García Belaunde, ha defendido en el IV Foro Futuro en Español la necesidad de que los países de habla hispana en el continente americano cambien de enfoque e inviertan en innovación y emprendimiento si quieren dejar de ser lo que ha venido siendo hasta ahora: suministrador de materias primas. García Balaunde, que fue embajador del Perú en España de 2016 al 2018, manifestó que la innovación y las nuevas tecnología son pilares claves para favorecer el desarrollo económico de la región, así como para elevar la productividad y la competitividad. No obstante, reconoció que todavía existe algunos problemas en América Latina que frenan la economía digital. Según ha señalado, los países de la región invierten muy poco en I+D, no existe cultura de innovación y la brecha digital es enorme, con 244 millones de personas sin acceso a Internet, y la calidad de la educación y la formación es baja y no está alineada con las exigencias del mercado laboral. Para el responsable en Europa del Banco de Desarrollo para América Latina-CAF, entidad conforma por 19 países y 13 bancos privados para la financiación de proyectos de cooperación, para que América Latina cuenta con un ecosistema digital equiparable al de los países desarrollados es necesario que a nivel institucional se impulsen reformas estructurales.

Sobre Málaga ha declarado que es un modelo de ecosistema digital del que «América Latina tiene mucho que aprender» y se mostró sorprendido sobre cómo la capital malagueña ha logrado desarrollar un ecosistema para impulsar la innovación empresarial y la industria digital.

Telefónica

En un entorno en el que todo cambia continuamente la reinvención debe ser también continúa. Por ello las compañías que no inviertan en innovación y no innoven «no sobrevivirán». Al menos, así de rotundo lo ha afirmado el Director Global de Desarrollo de Negocios y Alianzas Estratégicas de Telefónica Innovación Abierta, Agustín Moro Cañada, durante al conferencia inaugural del IV Foro Futuro en Español celebrado en el Museo Picasso Málaga, que se centró en la ‘Innovación abierta o cómo mantener el liderazgo en entorno de incertidumbre’. Según Moro, aunque el principal reto ahora es hacer innovación, ese cambio es también el principal miedo que tienen las corporaciones y empresas tanto en América Latina como en España. Sin embargo, ha asegurado que deben tener muy claro que «la industria tradicional empieza a perder valor si no sabe adaptarse al cambio».

Para Moro, estamos en el comienzo de una nueva era, en un entorno en el que las nuevas conectividades están cambiando las formas de hacer negocio. En este entorno nació Wayra, la aceleradora de ‘startups’ digitales de Telefónica, presente en 12 países de Europa y América Latina. Wayra ha ayudado a más de 800 ‘startups’, de las más de 500 están activo y más de 130 trabajan para Telefónica.

También ha manifestado que, aunque la cultura de América Latina es muy adversa al riesgo, por lo que cuesta mucho hacer cambios, es necesario que pierdan el miedo al fracaso. En este sentido, ha insistido en que la innovación abierta, «que no tiene atajos», y las ‘startups’ mejoran el cambio de la cultura corporativa. «No se puede perder este tren. El tiempo está ya en la cuenta atrás», ha señalado, y ha reiterado que las ‘startups’ son claves en la transformación digital de los negocios, empresas y organizaciones.