En busca de un nuevo modelo de gobernanza

La primera mesa redonda de la jornada planteó cómo debe ser el futuro del sector portuario

En la primera mesa redonda y bajo el título ‘Futuro del sector portuario en América Latina y España: oportunidades de colaboración‘ intervinieron Magec Montesdeoca, director corporativo de Puertos del Estado; Edgar Patiño, presidente del Directorio de la Autoridad Nacional de Puertos de Perú; Ana Reyes, coordinadora del Gabinete Logístico del Ministerio de la Presidencia de Panamá; Francesc Sánchez, director general de la Autoridad Portuaria de Valencia. El moderador de la mesa, Fausto Arroyo, especialista en Análisis, Programación Logística y Transporte de CAF señaló que «estar hoy en Valencia no es casualidad, por la colaboración que existe desde los años 80 con la UPV, y foros como este refuerzan esa colaboración». «La gran preocupación en América Latina es la brecha de los costes logísticos que son un 50% superior a la de los países con mejor desempeño, países que además tienen un mejor PIB al tener una logística mas barata, lo cual significa que la logística genera riqueza», aseguró. En este sentido, subrayó que los puertos tiene un papel importante que jugar en este aspecto. La intermodalidad ferrocarril-puerto también es importante, así como la gobernaza colaborartiva en los puertos y la implicación del sector privado. Y por último, el dialogo social en torno a la convivencia de los puertos con su entorno.

Edgar Patiño, por su parte, señaló que el sistema portuario peruano tiene niveles de referencia distintos «por la crisis financiera de los años 90 y el terrorismo». En su opinión, el binomio público-privado es lo mas importante para el desarrollo del país y en 2003 se aprobó en Perú la Ley del Sistema Portuario inspirada en la ley española. «Lo más importante era la inversión en los puertos y en los últimos 15 años se han ido haciendo concesiones a las empresas privadas y eso ha generado una gran inversión. Pero se ha olvidado la parte logística por lo que el estado peruano quiere modernizar la gestión pública, dialogar con la comunidad portuaria, equipar las infraestructuras, mejorar la conectividad vial, la protección y seguridad, seguridad portuaria, la tecnología, la delimitación territorial para poder crecer y la integración ciudad-puerto». Nueve ejes básicos, en opinión de Edgar Patiño.

«La logística genera riqueza y en este sentido los puertos tienen un papel importante que jugar»

Magec Montesdeoca señaló que uno de los pilares del sistema portuario es que se autofinancie y los 46 puertos españoles «lo hacen y están razonablemente conectados pero se necesita un nuevo marco estratégico, por eso hemos abierto ahora con un horizonte de consultas». «Hemos tenido una inversiones importantes en los últimos quince años y ahora lo que se impone es ubicar esos puertos en una cadena logística, dejando allí parte de los recursos que mueven. Esa experiencia de los corredores es la que se quiere hacer también en América Latina», aseguró.

Ana Reyes afirmó que en Panamá la evolución se hizo en 1999 con la cesión del canal por parte de los Estados Unidos y en 2010 se planteó una estrategia marina, se vio la necesidad de ir más allá y se tomó la decisión de una ampliación del canal para lo que se creó «un gabinete específico puesto que el canal es un pilar del economía panameña que pasó a ser competencia estatal». «En 2017 el sector público y el privado se comprometieron a seguir una hoja de ruta con ayuda de CAF. El desarrollo del canal debe extenderse a todo el territorio y no quedarse solo en la ciudad», señaló Reyes.

«El éxito del Puerto de Valencia se debe a las personas y a que se actuó de una forma totalmente visionaria»

Francesc Sánchez recordó que el Puerto de Valencia a principios de los 80 no estaba ni entre los cinco principales de España «y este año vamos a ser el primer puerto del Mediterráneo. Lo que ha pasado es que han sido visionario y ha habido dos instrumentos fundamentales: las personas y la gobernanza donde se actuó de una forma visionaria».

Sánchez precisó que, como todos los puertos de España, el de Valencia en el año 78 consiguió un estatuto de autonomía, que fue un marco para poder hacer cosas. «A nivel de infraestructuras tiene la terminal más grande del Mediterráneo pero ya se concibió en los años 80, lo cual significa tener una gran visión. La colaboración público privada es total, hasta el punto que las tres principales navieras del mundo han invertido en este puerto. Se siguió una política de facilitar la inversión que ha sido muy productiva», apuntó Sánchez.

También recordó que se articuló la comunidad portuaria para que se trabajara de forma coordinada y en 1995 empezó a funcionar la ventanilla única. Igualmente en conectividad se hicieron proyectos que en su momento fueron visionarios. Y la fundación Valenciaport ha servido para formar a las personas, que para Sánchez, quien reclamó un nuevo sistema de gobernanza , «son lo más importante».