MESA REDONDA: EL VALOR INTERCONTINENTAL DEL ESPAÑOL

Futuro en Español

El poder de compra de la población hispanohablante supone ya el 9% del PIB mundial. Y no deja de crecer

26 JUNIO 2013. PÍO GARCÍA

Los recursos económicos clásicos suelen obedecer a una ley: cuanto menos haya, más valen. Con la lengua pasa al contrario. Su pujanza (también en términos monetarios) depende de la cantidad de personas –y de países– que la utilizan. En este sentido, el español puede sacar pecho. A los 450 millones de personas que usan el castellano como lengua materna cabe añadir otros 50 que lo han aprendido o lo están aprendiendo. Ésta es, pese a todo, una cifra imposible de fijar porque no existe un censo fiable de personas que hayan decidido estudiar el español como lengua extranjera. El Instituto Cervantes indica que su demanda crece en lugares como Estados Unidos, Brasil o Extremo Oriente. Según su ‘Enciclopedia del español en el mundo’, ahora hay unos 14 millones de personas que están aprendiendo a conjugar los verbos ‘ser’ y ‘estar’. Y muchos de ellos (seguramente la mayoría) no lo hacen por el puro placer de leer en su propio idioma a Muñoz Molina, Borges o García Márquez, sino por un interés puramente económico o profesional. Saber español abre las puertas de América Latina, un subcontinente que parece haber dejado atrás décadas de inestabilidad política y cuyas economías se han puesto a crecer con una alegría que Europa echa de menos. Quizá por eso solo uno de cada 50 estudiantes de español en el mundo viene a nuestro país a recibir cursos. Para un americano o un chino, el acento colombiano resulta hoy más atractivo que el de Valladolid.

Un dato resulta especialmente relevante: el poder de compra de todos los hablantes de español supera el 9% del PIB mundial. El bocado resulta demasiado generoso como para que las empresas lo olviden. El estudio sobre el ‘Valor económico del español’, de la Fundación Telefónica, revela el cambio sustancial que se está produciendo en Estados Unidos. Hasta hace cuatro días, saber castellano era casi un baldón, la etiqueta sospechosa que revelaba un origen humilde. Ahora ya no. De hecho, se considera que conocer el español (además del inglés) puede llevar aparejado un premio salarial del 10%. Y, según un estudio de la Universidad de Georgia, el poder compra de los hispanos es, desde el 2007, el más alto entre los grupos minoritarios de Norteamérica, superando incluso a los afroamericanos. Considerados aisladamente, los hispanos de Estados Unidos serían la décima potencia económica mundial. En realidad, ni siquiera hacen falta estadísticas para refrendarlo: basta con ver los esfuerzos de Obama por chapurrear cuatro palabras en castellano para comprobar la importancia de un grupo que hace no mucho era despreciado.

Eso no significa que el español no tenga ante sí muchos y graves retos. Incluso en Estados Unidos, donde parece tan saludable y lleno de futuro. El Instituto Cervantes busca alianzas con las universidades yanquis para reforzar el prestigio del castellano. Su mayor reto es evitar que las segundas o terceras generaciones de emigrantes hispanos, ya perfectamente integradas en el país, olviden su lengua original y se acomoden en los confortables y un poco asfixiantes brazos del inglés. De momento, según la investigadora María Jesús Criado, las noticias no son malas: «En todos los niveles educativos de EEUU, es la lengua mayoritariamente elegida y también la más persistente entre los jóvenes del conjunto de grupos inmigrantes».

En la situación actual, la demografía ya no cuenta tanto. El español tiene hoy otros retos, quizá más difíciles: ganar prestigio como lengua de ciencia, adquirir peso en los organismos internacionales y triunfar en la red.

CIFRAS DEL ESPAÑOL

500

millones hablan español en el mundo. 450 lo tienen como lengua materna

9%

La capacidad de compra de los hispanohablantes representa el 9%del PIB mundial.

16%

El castellano genera, directa o indirectamente, el 16% del PIB y del empleo en España.

31.737

millones de euros representan en la economía las industrias culturales en español. El 3,3% del PIB.

10%

Saber español en Estados Unidos ya no es un baldón: puede suponer un premio salarial del 10%.

4%

El español multiplica por cuatro los intercambios comerciales entre los países hispanohablantes.

x7

Compartir lengua multiplica por siete los flujos bilaterales de inversión directa exterior.